Acoso escolar o bullying

Acoso escolar o bullying

¿Qué es el bullying?

El acoso escolar o “bullying” se refiere a todas las formas de intimidación (verbal, psicológica, física) que unos niños ejercen sobre otro que consideran más débil o sensible a sus burlas.

Generalmente, un niño que adopta el rol de líder se busca un grupo de cómplices que le ayuden a acosar a un niño que sea receptor de sus conductas agresivas.

¿Cómo detectarlo?

Es posible que aparezca en el niño/a un cambio en el comportamiento o en el estado anímico, un retraimiento, le veamos más triste, se queje de que no quiera ir al colegio sin motivo aparente, aparezcan dolores de cabeza o de barriga durante los días en los que tiene que ir a la escuela, etc.

¿Cómo ayudar al niño acosado?

Siempre en estos casos se recomienda que se consulte a un psicólogo para ayudar al niño a entender la situación que está viviendo a fin de que se convierta en un trauma.

Es necesario ayudarle a entender que él no tiene la culpa del acoso, que el problema lo tiene el acosador, pero que él está sufriendo por culpa de esta situación.

Lo más importante es aumentar la autoestima del niño, hacerle sentir valioso, resaltar sus cualidades, a fin de que no haga suya todas las descalificaciones o motes que suelen propiciarse a los niños que son acosados.

Potenciar el diálogo de los padres con los niños y tratar de que pueda relacionarse también en otros ambientes juveniles en los que él pueda establecer amistades con niños que nada tengan que ver con el conflicto escolar.

Es importante que se sienta valorado por su familia pero también por sus iguales.

¿Cómo actuar ante una noticia de acoso escolar?

Si nos hacemos eco de un caso de bullying es importantísimo que pongamos en conocimiento a los padres del niño acosado para que informen al tutor/a del colegio.

De este modo, los docentes de la escuela podrán evitar que esta situación se siga repitiendo en el tiempo y sobretodo prevenir la aparición de nuevos casos a través de la información y la educación.

No debemos olvidar que si el acosador no tiene compañeros que aplaudan sus conductas no tendrá a quien demostrar su pseudovalía, de modo que debemos ayudar a tomar conciencia del importante papel que tiene cada uno de los compañeros para poder evitar que dichas situaciones se produzcan

Deja una respuesta